Regálate vida con controles preventivos

El cáncer de mamas es un problema de salud por el gran impacto que tiene en la sociedad. Es un problema que ha aumentado muchísimo, no solamente a nivel nacional, sino a nivel internacional, en el mundo occidental y que también empieza a dar vestigios de crecimiento en el mundo oriental. El lema de este año 2019 es “Regálate vida con el control anual”.

Hoy día hay muchos factores que se pueden mencionar que influyen para que esto sea así. Las edades en que se ven mayor índice de incidencia del cáncer de mamas son alrededor de los 40 años y es ahí donde la curva empieza a subir hasta 50 y/o 60 años. En esos 20 años lo que más frecuencia se diagnostican los cánceres de mama.

El Instituto de Previsión Social insiste que toda mujer debe hacerse controles anuales a partir de los 40 años obligadamente. Se puede iniciar antes en pacientes que ya tienen un antecedente florido, con antecedentes familiares, entonces, ya se puede bajar la edad a 35 años para mejor detección.

Esto no significa que los controles mamarios no se puedan hacer mucho antes incluso a partir de la adolescencia, el paciente, puede empezar a hacer los chequeos. Se pueden realizar los estudios de mamografía que es el estudio que más se recomienda para tener un diagnóstico temprano.

Para revertir la mortalidad por cáncer de mama hay que trabajar en prevención y si se trabaja en prevención se trabaja en diagnóstico precoz porque todavía no se puede hacer una prevención primaria del cáncer de mama, pero si detección temprana del cáncer de mama.

Eso trae aparejados tratamientos menos agresivos y también una proporción mucho más grande de curación porque el cáncer de mama es curable.

A veces confrontar con la enfermedad para muchos pacientes, incluso hablar de la palabra cáncer significa muerte y ese mito hay que derribar porque el cáncer no es una sola enfermedad como se piensa sino es un sinnúmero de enfermedades que tiene diferentes tipos y pronósticos.

Por ejemplo, una persona puede tener un cáncer grande, pero, sin embargo, es de un pronóstico bueno, entonces, se puede tratar bien y mejorar el problema. Otras veces se tiene un cáncer muy pequeñito, pero resulta ser muy agresivo y son parámetros.

Con relación al Servicio de Mastología del IPS hoy día cuenta con las condiciones para diagnosticar bien mediante estudios patológicos así también estudios biológicos que permiten identificar mejor el tipo de cáncer. Eso es un avance importante, el diagnóstico correcto, qué tipo de cáncer mamario presenta la paciente y en base a ese tipo de diagnóstico se puede ofrecer tratamientos muy efectivos a los pacientes que pueden dar no una curación, pero al menos un buen control para largo plazo.

Se recalca en el diagnóstico temprano mediante control clínico adecuado e incorporar los medios de imágenes entre los 35 y 40 años básicamente la mamografía, la ecografía mamaria y la resonancia magnética para pacientes seleccionados con mayor dificultad en el diagnóstico.

Estadísticas

Los cánceres mamarios en la mayoría de los casos aparecen en pacientes en forma esporádica significa que no tiene ningún antecedente de cáncer de mama en la familia.

El 70% del cáncer mamario que se diagnostican son esporádicos que no tiene nada que ver con su antecedente familiar solamente el 30% tiene relación con la herencia de la genética familiar.

Por el hecho que no tenga antecedente familiar no significa va a ser una paciente que no va a tener la posibilidad de padecer de cáncer.

Algunos de los factores de riesgos importantes son en primer lugar, si ya tiene una patología de base, como afecciones mamarias previas que son más predisponentes, en segundo lugar, los factores gineco-obstétricos son las que no han tenido hijos, o que han tenido un hijo muy tardíamente tienen un factor de riesgo superior, en tercer lugar, las pacientes obesas que tienen mayor incidencia por el poco ejercicio asociado al sedentarismo.

Se analizan una serie de factores denominados de riesgo, también las que consumen alcohol y las fumadoras, todo ese grupo de mujeres tienen un factor de riesgo superior al estándar del que lleva una vida activa, que no tiene vicios, que mantiene un peso corporal estable tienen menos incidencia.

Todos esos factores en el momento de la consulta se evalúan para ser más incisivos en cuanto a los medios de diagnóstico de manera a ser más precisos en el tratamiento.

La especialidad de mastología es una especialidad enfocada en la afección de mamas que surgió por la frecuencia del cáncer de mama. El especialista es el que trata el problema, encara el diagnóstico y ve cuáles son las mejores estrategias para su diagnóstico.

La población está empezando a tomar más conciencia en cuanto a acudir a los controles, se ven casos en estadios más precoces, pero todavía hay un déficit. El 50% de los casos de los que se reciben en el servicio son de estado avanzado. La mitad de las pacientes todavía vienen con un estado avanzado.

Uno de los factores de no acudir tempranamente a los chequeos mastológicos es el temor del diagnóstico que el médico le pueda decir al paciente. También inciden factores económicos, sociales, accesos de cuidados de salud especializada, tiempo, distancia los centros sanitarios, entre otros.

Las pacientes acuden a la consulta especializada de mastología por derivaciones de clínicos médicos, ginecólogos, e incluso por primera consulta debido a manifestaciones propias de la paciente que le resulta llamativo en sus senos quien ya acude directamente al servicio para la consulta.

Las consultas y las cirugías en los últimos tiempos tienen una incidencia creciente por la influencia del estilo de vida con todos los contaminantes que se agregan como factores de riesgos predisponente.

En IPS se dispone de lo requerido para hacer un tratamiento adecuado, está a la vanguardia en el tratamiento multidisciplinario e integral para el paciente. Se brinda un cuidado integral de primer nivel como en centro médicos internacionales.

El 1 % de los cánceres de mama corresponde a hombres, eso no podemos desconocer.

Controles de prevención

Se recomienda fuertemente en el diagnóstico temprano haciendo su chequeo mamario a partir de los 35 años de manera anual y obligatoria, el autoexamen mensual, llevar un estilo de vida saludable y equilibrada, así como realizar actividades físicas, dormir lo suficiente, evitar los vicios como alcohol, cigarrillo y drogas.

Es importante tomar conciencia de la prevención, en el interés con el control mamario periódico para colaborar en el diagnóstico precoz y disminuir los cánceres avanzados.