IPS conmemora a donantes de órganos

IPS conmemora a donantes de órganos

Cada 12 de setiembre se conmemora el Día Nacional del Donante de Órganos en Paraguay en homenaje al Dr. Marco Aguayo, quien se convirtió en el primer donante cadavérico del país. El reconocido médico sufrió un aneurisma fulminante que lo llevó a un estado de muerte cerebral, tras lo cual su familia accedió generosamente a donar sus riñones.

El Instituto de Previsión Social es uno de los centros médicos a nivel nacional donde más donaciones de órganos y tejidos se realizan. Tiene un alto porcentaje de donaciones de córneas, de médula ósea, renales (siendo el hospital pionero en el país en realizar trasplantes renales pediátricos), corazón.

En promedio en el IPS se realizan 80 trasplantes de órganos al año, encabezado por el trasplante de médula ósea, córnea y renal.

El trasplante de órganos y tejidos es un procedimiento médico que consiste en reemplazar un órgano o tejido que presenta una insuficiencia por otro que cumpla plenamente su función. De esta forma se logra recuperar la salud de las personas. La donación de órganos es una forma de solidaridad y altruismo con nuestros semejantes.

Las actividades de donación y trasplante tienen un 100 % de cobertura del IPS. Existen convenios con el Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social en trasplante de médula ósea, por el cual, personas no aseguradas pueden ser trasplantadas en el IPS.

Un solo donantepuede beneficiar a ocho receptores. 2 córneas = 2 pacientes; 1 corazón = 1 paciente; 2 pulmones = 2 pacientes; y 1 hígado = hasta 2 pacientes; 2 riñones= 2 pacientes; 1 páncreas = 1 paciente.

Hay miles de personas que esperan la posibilidad de un trasplante para salvar o mejorar su calidad de vida. Muchas de ellas son pacientes terminales, con dolores en órganos como el corazón, el pulmón y el hígado. Otros pacientes tienen insuficiencia renal y deben dializarse tres veces por semana, para soportar la espera de un trasplante. Así como también hay muchas personas que jamás han podido ver la aurora, la sonrisa de un niño o el amor en la cara de una mujer.

Para todos estos pacientes un trasplante significa la posibilidad de volver a la vida, trabajar, estudiar, disfrutar de su familia, proyectar y pensar en el futuro.