7 de abril: “Día Mundial de la Salud nos recuerda construir un mundo más justo, equitativo y saludable"

7 de abril: “Día Mundial de la Salud nos recuerda construir un mundo más justo, equitativo y saludable

Muchos dirán cansados y agobiados por la situación de la Pandemia que no hay nada que celebrar. Pero los que planifican en salud y realizan las políticas esta actualidad les muestra otros aspectos y miran la situación global del Covid-19 buscando las debilidades y oportunidades entorno a la salud pública.

Sin dudas, frente al reto del Covid-19 todos los sistemas de salud a nivel mundial y regional han mostrado ser absolutamente injustos, inequitativos y muy desiguales, incluso como resultado observando la calidad de vida de las personas en muchos casos no ha sido buena para afrontar esta enfermedad.

Esta Pandemia nos ha sorprendido a todos, ha mostrado lo peor y lo mejor de los sistemas de salud y de las personas. Personas que lo perdieron todo; incluso a sus seres queridos y ha creado una profunda brecha entre quienes estaban más preparados física, mental, económica y socialmente para soportarlo.

Los efectos de la Pandemia se dieron en todos los aspectos de la vida humana y la salud mental se vio afectada en muchos casos.

Hoy “Día Mundial de la Salud” al conmemorar nos compromete a reflexionar sobre todas las dificultades que sobrevinieron debido a las deficiencia en las gestiones de los servicios  en salud como sus causas y orígenes reales para afrontar la Pandemia. Sabemos que el Covid-19 ha golpeado a todos los países, pero los sistemas y las personas más vulnerables fueron los más afectados.

El resultado final es el dolor, el sufrimiento, la marginalidad, la enfermedad, vicios y violencia, lo que al final amenazarán a la sociedad misma y su economía.

Dijimos que todo parte de los determinantes sociales que hacen a la salud de las personas, mirando este aspecto podemos mejorar y evitar las injusticia del acceso a la salud, mejorando las condiciones de vida de las personas, acceso a educación de calidad, oportunidades de trabajo, vivienda digna y entorno saludable así como asegurar alimentos a las personas y no productos sucedáneos o chatarras.

En conclusión, mediante políticas que generen iguales oportunidades en los accesos para todos los grupos sociales en educación, un ambiente sano, vacunas, alimentos, empleos, agua potable para aquellos que están más expuestos a enfermedades como el Covid-19.

Debe ser una meta de cualquier sistema de salud otros factores como: el acceso a la educación, alimentos, empleos, aspirando a cambiar la calidad de vida de las personas, para generar mejores estados de salud individual y colectiva que nos permita una mayor sobrevida -o proporción de pacientes que sobreviven-, y mejores condiciones para enfrentar esta y cualquier otra enfermedad.

Fuente: Dra. Perla Lovera de Rivas - Médico Pediatra, Especialista en Gestión de Riesgos en Salud y
Máster en Gestión Hospitalaria. Fiscalizador de Gestión Médica del IPS.