Con un tratamiento adecuado el 70% de los niños pueden curarse de cáncer

Con un tratamiento adecuado el 70% de los niños pueden curarse de cáncer

El Día Internacional del Cáncer de la Infancia nos traza la necesidad de acciones globales concertadas para abordar el creciente desafío que plantea esta enfermedad no transmisible. A nivel mundial, el cáncer de la niñez y adolescencia amenaza con superar las enfermedades infecciosas, como una de las causas más elevadas de mortalidad relacionada con la afección en los niños.

Este día nos unimos para continuar la labor de "avanzar en la cura del cáncer infantil y transformar la atención" para hacer del una prioridad nacional y mundial de salud infantil esta enfermedad.
    
La Dra. Eva Lezcano, jefa de departamento de Oncología Pediátrica del Instituto de Previsión Social, comenta sobre la campaña de este 2021, como crear conciencia, los tipos de cánceres infantiles, entre otros puntos.  

El Servicio de Oncología Pediátrica del IPS, festeja la lucha de los niños y niñas asegurados, quienes en el Hospital Central y en toda la red de Salud del IPS, acceden a una atención oncológica pediátrica de calidad y calidez. El servicio funciona desde la época de los 80´, conformado por especialistas de alta capacitación, y a la vez como una escuela de especialistas, teniendo en cuenta los amplios recursos con que cuenta el Hospital Central.

Los especialistas que integran el servicio y que están en formación son: Oncólogos pediatras, Onco hematólogos, pediatras, Hematólogos pediatras.    

Estadísticas 

El Cáncer es un enemigo que altera la paz física, mental, emocional y socio-económica de muchas personas alrededor del mundo y los niños lamentablemente no escapan de esta realidad. 

En muchos países latinoamericanos este mal ocupa la segunda causa de muerte en niños mayores de un año y se pronostica que 14 de cada 100.000 serán diagnosticados de alguna enfermedad maligna. La demora en la referencia de un paciente con cáncer y la iniciación tardía del tratamiento pueden significar la diferencia entre la vida y la muerte.

Queda mucho trabajo por hacer 

Según la International Agency Research Cancer (IARC) en el 2015, la incidencia mundial reportada del cáncer pediátrico está aumentando, de 165.000 nuevos casos por año a 215.000 casos en niños de 0- 14 años;  y 85.000 nuevos casos para los comprendidos entre 15 a 19 años. 

Muchos más permanecen sin ser registrados por no ser denunciados debido a la falta de registros en muchos países.

Si bien el número de niños con cáncer es mucho menos comparado con la incidencia global de cánceres de adultos, el número de vidas salvadas es significativamente mayor; las tasas de supervivencia en los países de altos ingresos alcanzan un promedio del 84% y están mejorando constantemente incluso en áreas con menos recursos del mundo donde hay apoyo local e internacional.

Campaña 2021 

El objetivo de la campaña del Día Internacional de Lucha contra el Cáncer Infantil este 2021 con el mensaje: “Avances en cura y transformación de la atención del cáncer pediátrico”, esto destaca las inequidades en el acceso a la atención en la mayoría de los países de ingresos bajos y medianos. 

Plan internacional

Esta campaña internacional contra el cáncer infantil en los próximos 3 años se centrarán en: 

1. Crear conciencia global de que más de 300.000 niños cada año son diagnosticados con cáncer.
2. Crear conciencia global de que muchos tipos de cáncer infantil son curables si se les da:
- un diagnóstico precoz y adecuado;
- acceder a medicamentos esenciales para salvar vidas;
- tratamientos médicos apropiados y de calidad;
- seguimiento de la atención, servicios y oportunidades de subsistencia sostenibles para los sobrevivientes.
3. Trabajar hacia el objetivo de desarrollo sostenible de las Naciones Unidas para reducir un tercio la mortalidad prematura para el 2030.

Con demasiada frecuencia cuando se trata de cáncer infantil nos encontramos ante una respuesta de "pero"…
- "pero" no hay suficientes niños para desarrollar nuevos fármacos;
-"pero" el tratamiento es demasiado costoso;
 "pero" no hay suficientes doctores,
 "pero"...

Ahora es el momento. No puede haber más "pero".
    
Todos los niños en el mundo merecen la esperanza de una cura, no importa donde vivan. Los niños son el futuro de nuestro país y de nuestro mundo. Su vitalidad es el latido de nuestro mundo, una pasión compartida que nos puede unir porque nuestro futuro como comunidad global depende de ello.
Aunque las muertes por cáncer en la niñez no son prevenibles, son evitables.

Casos 

Los tumores malignos más frecuentes son las leucemias (40 %, -9 de los casos- seguidos por los tumores del Sistema nervioso central con aproximadamente el 20%, y los linfomas y tumores sólidos un 15%.

Cada año en estos días, se busca promocionar un mejor acceso a la atención para niños y adolescentes con cáncer en el mundo, así como enfatizar la detección temprana del cáncer en niños para ofrecer un tratamiento oportuno. Esta iniciativa es promovida por la Asociación Internacional de padres de niños con cáncer que este año 2021 lanza la edición 20° su campaña conjunta para tres años “El árbol de la vida”. 

Se unen a esta iniciativa todas las instituciones en pro de la lucha contra el cáncer en los niños a nivel Mundial. 

La OMS/OPS que tienen entre sus prioridades el dar soporte fuertemente a mejorar el acceso equitativo como derecho inalienable de los niños enfermos de cáncer que viven en la mayoría de los países de ingresos bajos y medianos ingresos: niños, niñas y adolescentes de África, Asia, América Latina, en algunas partes de Europa oriental y meridional donde aún no tienen acceso al tratamiento adecuado, incluyendo falta de medicamentos esenciales y atención especializada.

El lazo dorado simboliza la fortaleza de infantes y adolescentes para afrontar tan terrible enfermedad, ya que se lo compara como el metal precioso que le da nombre “el oro”. 

¿Qué causa el cáncer?

El origen del cáncer aún continúa en investigación, se ha asociado a factores hereditarios y/o genéticos. Se piensa que la mayoría de los cánceres en los niños, así como en los adultos, surgen como resultado de mutaciones en genes que causan un crecimiento celular descontrolado. También se ha asociado a una génesis viral (Epstein-Barr Virus) o a la exposición a tóxicos tales como pesticidas o bencenos, radiaciones ionizantes de la madre durante el embarazo; entre otros.

Síntomas 

Los niños son grandes enmascaradores ya que los síntomas pueden ser los mismos que los de cualquier enfermedad infecciosa y ¨común¨; por lo tanto es básico que los padres, los médicos de atención primaria y los pediatras estén preparados para la detección de los signos de alarma de cualquier patología oncológica. Entre los posibles síntomas que debieran alertar a los padres se encuentran: Fiebre, pérdida de peso y apetito, palidez, fatiga, sangrados o moretones sin causas aparente, persistentes o de fácil aparición.

Además, masas en cualquier parte del cuerpo, las cuales pueden presentarse en cabeza y cuello, abdomen, pelvis, extremidades, testículos; o puede ocurrir agrandamiento de los ganglios en cualquier parte del cuerpo.

Dolor en los huesos y articulaciones fracturas espontáneas y sin causa aparente mientras el niño realiza sus actividades normales, manchitas blancas o amarillentas en el ojo, estrabismo (visión doble), ceguera o pérdida de visión, agrandamiento del globo ocular.

También son signos y síntomas neurológicos tales como cambios en la conducta, pérdida del equilibrio, alteración de la marcha, dolores de cabeza, agrandamiento de la cabeza; y vómitos de predominio matutino y a distancia.
Eventos febriles a repetición sin foco aparente de enfermedad infecciosa o viral.
 
¿Cómo se realiza el diagnóstico?    

Para poder llegar a un diagnóstico certero es importante que los niños sean evaluados por un oncólogo pediatra, quien en base a la historia clínica y el examen físico de los pequeños deberá realizar las pruebas de laboratorio (sanguíneas, de líquidos corporales o de citometría de flujo), los procedimientos (aspirados medulares o biopsias) y de imágenes (radiografías, tomografías o resonancias magnéticas) oportunas que lleven a delimitar la lesión o el estadio de la enfermedad, es importante que se estudien e investiguen posibles metástasis (diseminación cercana o a distancia) en el cuerpo de los niños con el fin de poder ofrecer un tratamiento oportuno y adaptado al estadio y grado de la enfermedad.

¿Cómo se trata el cáncer en los niños?

Los cánceres infantiles no siempre se tratan como en adultos. Es importante saber que existen conocimientos especializados, englobados en la oncología pediátrica, que ofrecen distintos tipos de tratamientos los cuales pueden contemplar las cirugías, la quimioterapia y la radioterapia. Es importante destacar que estas opciones terapéuticas siempre serán aplicadas según el diagnóstico, edad, peso, talla, estadio y riesgo de la enfermedad del paciente.

¿Se puede curar?

Sí, el cáncer infantil se cura.

Tiene un buen pronóstico cuando se diagnostica en su fase inicial. Si se detecta en una fase temprana, el tratamiento de la enfermedad resulta más efectivo, aumentando así las posibilidades de curación de los niños.

Se puede curar en la mayor parte de los casos, si es detectado a tiempo. El desconocimiento de las causas del cáncer en la infancia confunde muchos de los síntomas de la enfermedad al ser interpretados, en ocasiones, como dolencias infantiles comunes. 

La enfermedad se extiende rápidamente, motivo por el que es tan importante un diagnóstico precoz y un tratamiento efectivo, que aumente las probabilidades de que el niño sobreviva y lleve una vida activa y productiva.

¡Los niños merecen lo mejor!