Fumadores tienen un mayor riesgo de desarrollar síntomas graves y de fallecer a causa de la COVID-19.

Fumadores tienen un mayor riesgo de desarrollar síntomas graves y de fallecer a causa de la COVID-19.

El Instituto de Previsión Social, desde el  Servicio de Neumología y Alergia se une cada 31 de mayo, al Día mundial sin tabaco, con la particularidad que este 2020 se busca concienciar y llegar a los jóvenes, Las industrias tabacaleras buscan una nueva generación de clientes. Así también dando mucho énfasis a que el fumador se convierte en una personas con más riesgo a contraer muchas infecciones respiratorias y de aumentar la gravedad de este tipo de enfermedades. Es muy importante agregar que un grupo de expertos en salud pública reunido por la OMS el 29 de abril de 2020 estableció que los fumadores tienen más probabilidades de desarrollar síntomas graves en caso de padecer COVID-19, en comparación con los no fumadores.}

La Dra. María de Lourdes González Insaurralde, Neumóloga del servicio de neumología y alergia del Hospital Central del IPS y Coordinadora de la residencia medica, detalla en este material los daños de ser fumador.  
   
El tabaco mata en el mundo a más de ocho millones de personas cada año. Más de siete millones de esas muertes se deben al consumo directo del tabaco y aproximadamente 1,2 millones al humo ajeno al que están expuestos los no fumadores. En el mundo hay 1.300 millones de consumidores de tabaco y la esperanza de vida de los fumadores es al menos 10 años menos que la de los no fumadores.

La mortalidad atribuible al consumo de tabaco en la Región representa el 16% de las defunciones por enfermedades cardiovasculares, el 25% por cáncer y más de la mitad (52%) por enfermedades crónicas respiratorias. El tabaco es el único producto de consumo legal que mata hasta la mitad de sus usuarios cuando se utiliza exactamente de acuerdo a las indicaciones del fabricante. 
La mitad de los fumadores morirán por una enfermedad causada por el tabaco, perdiendo un promedio de 10 a 15 años de vida. 

Las compañías de productos de tabaco gastan al año más de 8.000 millones de dólares en mercadeo y publicidad. El tabaco genera un costo a la economía mundial de $200 mil millones de dólares al año.
Los niños y adolescentes que utilizan cigarrillos electrónicos tiene al menos el doble de probabilidades de fumar cigarrillos más tarde en su vida.

FUMAR TABACO Y EL COVID19 

Fumar es un factor de riesgo conocido en muchas infecciones respiratorias que aumenta la gravedad de este tipo de enfermedades. Tras revisar diversos estudios, un grupo de expertos en salud pública reunido por la OMS el 29 de abril de 2020 estableció que los fumadores tienen más probabilidades de desarrollar síntomas graves en caso de padecer COVID-19, en comparación con los no fumadores.

El  COVID-19 es una enfermedad infecciosa que ataca principalmente los pulmones. El tabaquismo deteriora la función pulmonar, lo que dificulta que el cuerpo luche contra esta y otras enfermedades. El consumo del tabaco es además un factor de riesgo importante de enfermedades no transmisibles, como las enfermedades cardiovasculares, el cáncer, algunas enfermedades respiratorias y la diabetes, y las personas que padecen esas enfermedades tienen un mayor riesgo de desarrollar síntomas graves en caso de verse afectadas por la COVID-19. Los datos de investigación disponibles hasta la fecha parecen indicar que los fumadores tienen un mayor riesgo de desarrollar síntomas graves y de fallecer a causa de la COVID-19.

ES BUENO SABER: A los 20 minutos de dejar de fumar se reducen la tensión arterial y la frecuencia cardíaca elevadas. A las 12 horas, el nivel de monóxido de carbono en el torrente sanguíneo vuelve a la normalidad. A las 2-12 semanas, mejoran la circulación y la función pulmonar. A los 1-9 meses se reducen la tos y la disnea.

El objetivo primordial del Día Mundial Sin Tabaco es contribuir a proteger a las generaciones presentes y futuras no solo de esas consecuencias devastadoras para la salud, sino también de los flagelos sociales, 
ambientales y económicos que se derivan del consumo de tabaco y la exposición al humo que desprende.

La Dra. María de Lourdes González Insaurralde, citó los objetivo del servicio de Neumología del IPS:
•    concienciar a los asegurados sobre los riesgos que suponen el tabaquismo y la exposición al humo de tabaco ajeno;
•    los peligros particulares del tabaquismo para la salud pulmonar;
•    la carga de letalidad y morbilidad de las enfermedades pulmonares causadas por el tabaco, incluidas las enfermedades respiratorias crónicas; el cáncer de pulmón; y actualmente la COVID 19.
•    los efectos de la exposición al humo de tabaco ajeno sobre la salud pulmonar de las personas de todos los grupos de edad;
•    la importancia de la salud pulmonar para lograr la salud y el bienestar a nivel general.

Actualmente en el servicio de Neumología y Alergia del IPS Hospital Central brinda atención a 1600 pacientes mensualmente con enfermedades pulmonares de los cuales 35% son portadores de enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) que es secundaria al humo del cigarrillo. 

El equipo de médicos del servicio está suficientemente preparado para el manejo de este tipo de pacientes pulmonares, con enfermedades asociadas y para enfrentar al nuevo reto llamado COVID 19.